A partir del 1 de Enero de 2.014, los autónomos tendrán que irse despidiendo de los tradicionales modelos impresos y rellenados a mano. Cada vez son más las gestiones de obligada tramitación telemática y las últimas en subirse a éste carro han sido las declaraciones de IVA e IRPF que los autónomos deberán liquidar online y de manera obligatoria desde el próximo año.

Para ello, la Agencia Tributaria pondrá en marcha la utilidad PIN 24 Horas, una herramienta mediante la cual autónomos y profesionales tendrán que presentar por vía telemática todos sus impuestos, a excepción de la declaración de la renta, cuya inclusión en el programa no llegará hasta 2015, y sin necesidad de poseer un certificado digital, necesario hasta ahora para validar la identidad del interesado.

De ésta forma, el contribuyente sólo tendrá que acceder a la Sede Electrónica de la AEAT y obtener un código que permanecerá operativo durante 24 horas. Éste “pin” se recibirá en el dispositivo móvil y, además, permitirá realizar todas las gestiones desde smartphones y tabletas, donde los certificados electrónicos funcionan con dificultad.

Si bien es cierto que el programa simplificará en gran medida la gestión de los tributos, haciendo el proceso más dinámico y bajo un mayor control, la obligatoriedad sólo está dirigida al colectivo de autónomos y, en concreto, a los más de 230.000 que aún siguen liquidando sus impuestos lápiz y papel en mano.

De ésta manera, gran parte de la carga burocrática pasa a los propios contribuyentes autónomos, que se verán obligados a dedicar un mayor número de horas de trabajo a las gestiones administrativas. Por su parte, los trabajadores asalariados podrán seguir pagando y declarando sus tributos de la forma tradicional.