NUEVA LEY DE FLEXIBILIZACIÓN DEL MERCADO DE ALQUILER DE VIVIENDAS

La nueva Ley de Arrendamientos Urbanos incorpora novedades que afectan tanto a los propietarios como a los inquilinos, novedades tanto en derechos como obligaciones, que habrá que tener en cuenta a la hora de redactar un nuevo contrato.

Las principales novedades a tener en cuenta son:

1.- Duración del contrato más corta: Se reducen los plazos legales de duración del contrato de arrendamiento , la “prórroga obligatoria” pasa de CINCO a TRES AÑOS, prorrogables a un año más si no hay denuncia de las partes, y siempre y cuando no se haya pactado otra duración en el contrato inicial.

2.- Obligatoriedad de poseer el certificado energético. El incumplimiento de esto conlleva importantes sanciones. Desde el 1 de junio, es obligatorio disponer del certificado de eficiencia energética para poder vender o alquilar inmuebles por más de cuatro meses. Esta etiqueta energética (que otorga una calificación desde la A, la más eficiente, a la G, la menos) puede emitirla cualquier técnico autorizado, tiene una validez de diez años y la debe aportar el propietario. En caso contrario, las sanciones para el dueño de la vivienda oscilan entre los 300 y los 6.000 euros. También es obligatorio si se renuevan los arrendamientos.

3.- Revisión de la renta: A partir del tercer año se puede negociar la actualización de la renta, sin necesidad de tener en cuenta el IPC.

4.- Coste de las reformas: Si un inquilino plantea una reforma para mejorar el inmueble, es posible llegar a un acuerdo con el propietario para que el coste de las obras se descuente de las mensualidades del alquiler.

5.- Desahucio exprés: En caso de impago de las rentas, incluso de un mes se puede iniciar el procedimiento de desahucio.

6.- Resolución del contrato antes del plazo pactado: Una vez transcurridos seis meses desde la firma del contrato, y antes de que venza la primera anualidad, el inquilino podrá dejar libre la vivienda con un preaviso de un mes de antelación.

7.- Venta de la vivienda objeto de arrendamiento: Un comprador que adquiera una vivienda en régimen de alquiler no tendrá que respetar el contrato de arrendamiento, salvo que el mismo se encuentre inscrito en el Registro de la Propiedad.

8.- Registro de inquilinos morosos: Se crea un Registro de Sentencias firmes de impagos de rentas de alquiler, que podrá ser consultado por los propietarios.

9.- Supresión de los subsidios a los préstamos: No se admitirán nuevos reconocimientos de concesión, renovación, prórroga, subrogación u otras actuaciones. Las ayudas estatales directas sólo se mantendrán si hay una aceptación expresa de Fomento, mientras que las del Programa de Inquilinos, áreas de rehabilitación integral, Renove y Renta Básica de Emancipación se mantienen sólo hasta que entren en vigor las nuevas líneas.

Esperamos que estos cambios sirvan realmente para flexibilizar el mercado de los alquileres, desaparezca el temor de los propietarios a arrendar las viviendas