Un contribuyente medio puede ahorrar más de mil euros en su declaración de la renta antes de que termine el año si se acoge a algunas de las deducciones más comunes y aprovecha los cambios introducidos en el IRPF, según los Técnicos del Ministerio de Hacienda. Además, si invierte hasta 6.000 euros en algunas de estas partidas antes del 31 de diciembre podría ahorrarse entre 735 y 1.680 euros adicionales, según las recomendaciones del colectivo. El ahorro varía en función de la renta.

El ahorro que puede conseguir un mileurista con las cinco deducciones más comunes del IRPF es de 1.948 euros, pero llega a 2.222 euros si el contribuyente gana 30.000 euros anuales y a 6.171 euros si gana 150.000 euros.

Entre las deducciones a las que pueden acogerse en esta recta final de año, los técnicos aconsejan realizar un adelanto de parte de la hipoteca, algo que puede reportar hasta 624 euros adicionales.

En las obras en el hogar, la deducción puede llegar a los 1.154 euros y si los contribuyentes tienen algún proyecto emprendedor pueden aprovechar la fiscalidad de las cuentas ahorro-empresa para lograr un máximo de 282 euros adicionales.

Por otro lado, las cuotas de afiliación y donativos a ONG y a otras entidades sin ánimo de lucro pueden reducir la tributación en un 25% y 10%, respectivamente. Y llega al 30% en donaciones a programas prioritarios de mecenazgo, como la conservación, restauración y rehabilitación de los bienes del Patrimonio Histórico Español.

De hecho, también existe la posibilidad de realizar una donación a partidos políticos, lo que supondría un ahorro real de hasta 336 euros en la declaración de la renta.

Los últimos días del año son idóneos para realizar aportaciones a planes de pensiones, puesto que pueden suponer un ahorro de entre un 24,75% y un 52% de la inversión realizada. En algunas comunidades como Andalucía o Cataluña el ahorro llega al 56%. Además, la ventaja fiscal de estas aportaciones es mayor en 2012 y 2013 por el gravamen complementario que creó el Gobierno para el IRPF.

Por otro lado, uno de los principales cambios de la campaña de renta de 2012 será la supresión de la deducción por inversión en vivienda habitual. Así, señala que quien esté pensando en comprar una vivienda habitual podrán deducirse hasta el 15% de lo invertido antes de que acabe el año, con un límite de 9.040 euros. Además, se beneficiarán de esta deducción en años posteriores.

Por otro lado, recuerda que el Gobierno va a cambiar la tributación de las plusvalías obtenidas en menos de un año, que tributarán por renta y no por ahorro, por lo que aconseja estudiar si conviene vender acciones u otros bienes antes de que acabe el año.